En Salud

El Sistema Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés) se creó en 1948 como un servicio integral de salud accesible para toda la población, gratuito y equitativo.

Aseguramiento

En 1990, el National Health Service and Community Care Act diferenció la prestación delos servicios sanitarios de la garantía de esos servicios, convirtiendo al Estado en un facilitador en lugar de un proveedor, función que asumieron los NHS trusts. Estas entidades surgieron de la transformación de los hospitales de propiedad y control estatales en organizaciones semiindependientes y sin fines de lucro.

Posteriormente, aparecieron en 2001 los Trust de Atención Primaria (PCT), que pasaron a ser los responsables de la prestación de la atención primaria y otros servicios comunitarios en Inglaterra, y las Autoridades Estratégicas de Salud (SHAs), además del Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia Clínica (NICE) y la Comisión de Calidad de la Atención (CQG).

En paralelo, creció la participación del sector privado en la prestación de servicios al NHS, a través, por ejemplo, de la Iniciativa de Financiación Privada (PFI, por sus siglas en inglés), implementada por primera vez en Reino Unido en 1992. Este marco promueve la contratación de empresas privadas para construir y operar las instalaciones del NHS en periodo de 30 años o más, una alianza público-privada que también han promovido Australia o España.

De hecho, un estudio de 2009 de la University College London, respaldó el argumento de que los proveedores del sector privado son más responsables para prestar servicios de calidad. Así el estudio demostró que los hospitales que funcionan bajo el modelo de PFI tienen una mejor clasificación por parte de los pacientes y puntuaciones más altas de limpieza.

Con el NHS Plan 2000, se formaliza la participación del sector privado en el NHS, al establecer la incorporación obligatoria del sector privado como prestador de servicios a través de los “centros de tratamiento del sector independiente” (ISTCs, por sus siglas en inglés), también conocidos como hospitales especialistas. Entre los objetivos del Gobierno para introducir este nuevo acto en el sistema, figuraban la necesidad de estimular la reforma del NHS a través de la competencia; fomentar las mejores prácticas y la innovación; o aumentar la elección del paciente dentro del NHS. Así estos centros proveen una variedad de servicios de salud y realizan las cirugías más comunes como las operaciones de cadera, de rodilla y de cataratas, desempeñando un papel importante en la reducción de las listas de espera, desde la innovación en la provisión de la asistencia sanitaria.

Provisión

El sistema nacional de salud funciona como 4 sistemas independientes correspondientes a cada uno de los cuatros territorios: Inglaterra (54,8 millones de habitantes), Escocia (5,4 millones), Gales  (3,1 millones) e Irlanda del Norte (1,8 millones).

Como en España y Dinamarca, que también trabajan con modelos de sistema nacional de salud, los ciudadanos del Reino Unido tienen acceso gratuito, sin copago alguno, a las consultas de atención primaria, a las consultas ambulatorias de atención especializada, a los ingresos hospitalarios y al acceso a los servicios de urgencias.

Los fármacos de venta sin receta, los servicios oftalmológicos y los servicios sociales no están cubiertos por el NHS , aunque existen exenciones y precios reducidos en función de rentas. Por otra parte, en Inglaterra existe copago por medicamentos,  pero en Escocia, Gales e Irlanda del Norte no.

En cuanto a retos de futuro, según apunta la OCDE en un informe de 2016, en el caso de Inglaterra es necesario revisar el equilibrio entre la gobernanza central y la rendición de cuentas y la innovación local, ya que el exceso de regulación no deja demasiado espacio para la innovación local. En Gales, aunque se fomenta la autonomía local y la innovación, los consejos de salud locales no parecen tener suficiente capacidad institucional y técnica para impulsar innovaciones significativas que mejoren la calidad. Por su parte, Irlanda del Norte lleva impulsando desde hace más de 40 años políticas de gestión del desempeño tanto de los servicios de salud como de asistencia social por lo que la OCDE le emplaza a explotar mejor esta estructura colaborativa para ofrecer una atención integral y centrada en la persona.

Financiación

Al igual que Dinamarca, España, Finlandia, Irlanda, Portugal y Suecia, el NHS está basado en el modelo Beveridge, financiado mayoritariamente por impuestos. De este modo, en Reino Unido, la financiación del Sistema Nacional de Salud proviene del pago de impuestos y del presupuesto nacional y cada uno de los cuatro departamentos de Salud –Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte-, gestiona su propio presupuesto.

En conjunto, el gasto en salud en Reino Unido ascendió a 185.000 millones en 2015, lo que supone un aumento del 3,6 por ciento en el gasto respecto a 2014 (178.600 millones de libras), según los últimos datos disponibles en la Oficina Nacional de Estadística. El total de los gastos de salud en Reino Unido representa el 9,9 por ciento del PIB, superior a la media de los países miembros de la OCDE. De todos los gastos de salud, los financiados por el gobierno representaron el 79,5 por ciento del gasto total (147.100 millones de libras).

Por capítulos, los cuidados de rehabilitación y curativos se llevaron el 63,7% del gasto sanitario, seguido de los cuidados de larga duración, con el 15,3%; le siguieron los productos médicos, con el 10,7%; los cuidados preventivos, con el 5,1%; los servicios auxiliares, con el 2,2%; otros, con 1,6%; y la administración del sistema sanitario, con el 1,4% de los gastos.

Crece la sanidad privada

La demanda de cobertura médica privada en el Reino Unido creció en un 2,1% en 2015, hasta llegar a los cuatro millones de pólizas suscritas, revirtiendo la tendencia decreciente de los últimos años, según el último informe de la consultora LaingBuisson. La cobertura médica privada incluye un seguro médico privado (PMI, por sus siglas en inglés), así como planes corporativos conocidos como ‘Healthcare Trusts’.

En cuanto a los PMI hay dos tipos: las pólizas de ‘Indemnity’ que cubren los costes del tratamiento médico privado para una enfermedad o lesión a corto plazo, por ejemplo el tratamiento ambulatorio de fisioterapia; y las pólizas de ‘Cash plan’ por las que el consumidor paga una prima mensual a cambio de la cobertura hasta el 100% de los costes de un tratamiento como una hospitalización en un hospital del NHS o un tratamiento dental u óptico

Las pólizas de suscriptores pagadas por las empresas representaron el 76,3 por ciento del volumen total del mercado, lo que equivale a 3.070.000 abonados a finales de 2015. Por su parte, la cifra de suscriptores individuales no corporativos continuó disminuyendo en un 1,7% hasta los 952.000. En conjunto, la penetración de la cobertura médica privada supone el 10,6 por ciento.

Recommended Posts

Deja un comentario