Un sistema sanitario de reconocida calidad, unos precios competitivos, un valioso sector hotelero y un clima envidiable. España tiene, casi en exclusiva, todos los factores para convertirse en un referente mundial del turismo de salud. Pero, hasta ahora, parece que pocos en el sector se habían dado cuenta. En plena crisis económica, cuando la necesidad obliga a echar mano de la imaginación, el turismo de salud se ha convertido en un claro mercado emergente para España y una oportunidad única para actualizar su modelo turístico, demasiado anquilosado en un modelo saturado de sol y playa y que, tras décadas de explotación, casi no genera valor añadido a la marca España. En muchos casos, incluso ha dejado de ser rentable.

Según la OCDE, el Turismo de Salud superará en 2015 los 7.000 millones de euros de ingresos

Las listas de espera en la medicina pública de los países desarrollados y los elevados precios de la atención privada han disparado el negocio del turismo de salud, un mercado mundial que superará, según las estimaciones de la OCDE, los 7.000 millones de euros en 2015. Actualmente España recibe unos cien mil turistas-pacientes, una cifra que desde el sector se prevé duplicar en menos de dos o tres años. De la misma manera que si la facturación en este segmento de turismo está cuantificada en unos 500 millones de euros, esta cantidad podrá duplicarse para 2018 o 2019, ya que el crecimiento actual del turismo de salud es de un 20% interanual y se puede convertir en una alternativa muy interesante en cuanto a su aportación al PIB turístico.

Hay un amplio porcentaje de los más de 65 millones de turistas que visitan España cada año que conocen la calidad de la sanidad privada porque en alguno de sus viajes han tenido que recibir tratamientos médicos. El llamado turismo de belleza o de bienestar (como tratamientos estéticos o balnearios) es un reclamo de éxito desde hace años. Pero el objetivo ahora está en ofrecer una oferta médica de más envergadura, es decir, motivar que el turista-paciente elija España para tratarse en alguno de sus centros sanitarios.

En los últimos meses, cada vez se oye hablar más de turismo de salud en España, ya que, como hemos visto, es un sector con un gran potencial de crecimiento.

Según su presidente, Iñigo Valcaneras, “Todo ese potencial es el que desencadenó la creación de Spaincares, el Clúster Español de Turismo de Salud, que agrupa la oferta de hospitales, balnearios, centros de atención a la dependencia, hoteles, agencias de viaje, transporte sanitario y otros servicios complementarios, con el objetivo de cubrir todas las necesidades del turista de salud durante toda su estancia en nuestro país”.

Frente al turismo tradicional, el de salud tiene una serie de importantes singularidades que lo convierten en un potencial de gran valor para el sector. Valcaneras, destaca que es un sector que “ayuda a desestacionalizar el turismo y genera estancias más largas y con mucho más gasto medio que el turismo de sol y playa. El turista-paciente llega a gastar casi 10 veces más y, además, nos posiciona de una manera diferente, generando mayor valor turístico”.

El turismo de salud genera estancias más largas y con mucho más gasto medio que el turismo de sol y playa

En este sentido, según Mónica Figuerola, General Manager de Spaincares y Exdirectora General de Turismo de la Rioja, el turista de salud “tiene un gasto medio muy elevado, porque además del tratamiento en una clínica viene siempre acompañado de familiares y recibe un tratamiento que le obliga no solo a pernoctar en el hospital sino también en algún hotel, normalmente porque necesite volver al hospital para recibir una cura o rehabilitación”.

Pasa su presidente, “Spaincares se creó con dos objetivos claros: posicionar a España como un referente mundial del turismo de salud y atraer turistas de salud hacia nuestras empresas. Se trata de conseguir que España sea una de las primeras opciones en la mente a la hora de elegir su destino para recibir tratamientos médicos o el de retiro en la tercera edad”.

Identificar mercados potencialmente interesantes desde un punto de vista del turismo de salud es esencial para adaptar el producto y las campañas de promoción. En una primera fase y, de acuerdo con las indicaciones del Estudio de Mercado elaborado por Deloitte para la FNCP, Spaincares está centrando su actividad en Alemania, Reino Unido y Francia. También se va a prestar atención especial a Escandinavia, a quienes, apunta Figuerola, “dirigimos especialmente la oferta en dependencia” y a Emiratos Árabes y Rusia.

El turismo de salud no se concentra en las zonas y épocas del año habituales de sol y playa. Aunque sí es cierto que, aprovechando ese potencial, zonas como la Costa del Sol, la zona de Levante, Baleares o incluso Canarias fueron los primeros en crear paradigmas de clínicas privadas que ofertaban importantes servicios para el turismo de salud. También fueron pioneros a la hora de adaptar sus hospitales privados a esta demanda, con la incorporación de médicos extranjeros para atender a los turistas-pacientes. “No obstante”, indica Figuerola, “este sector abre la posibilidad de que los turistas-pacientes se acerquen a destinos que no tienen ese perfil turístico definido, pero que por la calidad de sus clínicas se convierten en lugares muy interesantes para los visitantes”.

Spaincares está centrando su actividad en Alemania, Reino Unido y Francia. También se va a prestar atención a Escandinavia y a Emiratos Árabes y Rusia

Las empresas cada vez ofrecen una oferta más especializada y se están abordando nuevos segmentos de público. Al turista de salud hay que ofrecerle servicios adecuados a sus gustos y a sus necesidades. “Cada vez disponemos de más inteligencia de mercado, sabemos qué es lo que busca el turistapaciente. España, en ese sentido, resulta muy competitiva para los turistas de salud”, señala Figuerola.

El hecho de tener un modelo de cooperación público-privada para potenciar el turismo de salud, tiene un enorme valor

Institucionalmente, se ha identificado el turismo de salud como una línea de desarrollo estratégica para los próximos años y hay una gran confianza en este nuevo segmento y en el proyecto concreto de Spaincares. La coordinación privada de dos sectores tan relevantes como el turismo y la salud, han atraído la colaboración de instituciones como la Secretaría de Estado de Turismo o la Escuela de Organización Industrial que han querido apoyarnos económica e institucionalmente, creando, como cuenta Valcaneras, “un modelo único de cooperación público-privada para conseguir un objetivo común: “ser también líderes del turismo de salud, pasando de la séptima posición que ocupa España actualmente en Europa al menos a un tercer puesto en unos años”.“Solo el hecho de tener un modelo de cooperación público-privada para potenciar el turismo de salud tiene un enorme valor”, añade la Gerente.

Un sector de incalculable proyección

Es incuestionable que el turismo de salud tiene una gran proyección de futuro. Spaincares lleva más de un año desarrollando una importante labor para dar a conocer las bonanzas de España como potencia turística de salud, tanto dentro como fuera de España. Su presidente reconoce que“hay muchísimo camino por delante, lo que significa muchísimo trabajo, pero también muchísimas oportunidades en todos los sentidos”.

La adaptación del sector sanitario privado para hacer frente al emergente turismo de salud pasa por varios factores. La confianza en el producto es esencial. “Primero, hay que creérselo”, apunta Figuerola. “Hay que ser consciente de la calidad de la sanidad privada española y ofrecerla dentro de ese portfolio de grandes productos turísticos españoles”. Además, es necesario un esfuerzo importante para “Formar y sensibilizar al sector turístico y sanitario sobre las necesidades de atención que tienen los turistaspacientes, adaptando el discurso y las instalaciones”.

También es importante la promoción de España como destino turístico de salud. Para ello, Spaincares va a disponer de un importante empuje económico de la EOI para hacer labores de divulgación, promoción y formación que, en definitiva, consoliden el turismo de salud en España de cara a su posicionamiento como líder en el mundo. “Se están realizando continuamente estudios y España tiene los atributos pero todavía no lo ha trabajado suficientemente bien”, indica Figuerola. La intención es que España llegue a hacerse con un 1012% de cuota de mercado del turismo de salud.“Quizá nos hayamos incorporado un poco más tarde al turismo sanitario europeo pero contamos con excelentes herramientas, fundamentalmente digitales, que nos ponen en una muy buena situación para competir”, añade Valcaneras.

La intención es que España llegue a hacerse con 10-12% de cuota de mercado del turismo de salud

Desde el clúster se insiste en que se está trabajando en la dirección correcta.“Ahora es el momento de abordar de una forma seria este mercado, de vender nuestra sanidad amparada en la reconocida calidad que goza, potenciar los centros de dependencia para que vengan a disfrutar de las condiciones de nuestro invierno con la mejor asistencia médica, de nuestras aguas termales y de nuestros hoteles. Tenemos la posibilidad de transformar el concepto de sanidad como gasto, a sanidad como generadora de riqueza”, concluye la gerente de Spaincares.

 

Recent Posts

Deja un comentario